Me llamo Rosa, vivo en Barcelona y la cocina es una de mis pasiones junto con el diseño
y hacer Tags
(firmas… puedes visitar si quieres mi otro Blog de diseño de Tags, aqui: http://rosatags.blogspot.com.es/.)

No pretendo enseñar ni dar clases de cocina a nadie pues no soy ninguna Chef, tan sólo quiero compartir
mis recetas, lo que yo cocino, ya sean recetas de familia
como recetas de la web que he hecho y me gustan,
también publicaré información
y noticias sobre el mundo de la cocina, alimentación… etc… que me
parezcan
interesantes de otras webs para compartirlas aquí con vosotros.
Espero que me acompañéis en este mi nuevo Blog y que os guste lo que publique, si me seguís…. gracias por hacerlo!

viernes, 16 de febrero de 2018

LUBINA AL HORNO CON PATATAS.

Buenas noches,

hoy una receta facilita, hecha en el horno y con un resultado delicioso!
uno de mis pescados favoritos, junto con el salmón y el rape, la lubina.
Ultimamente soy más consumidora de pescado que de carne y no es que
no me guste la carne, porque gustarme, todo lo que se coma, me gusta,
es porque considero que es mucho más sano el pescado que la carne y
hay que empezar a cuidarse.

Esta receta es de KARLOS ARGUIÑANO, cocinero conocido por 
todos, con una cocina fácil y casera, un plato bien sencillo y buenísimo.
Me encantan las recetas de Karlos, son varias las de él que son ya fijas
en mi cocina, todos los platos de Arguiñano son un acierto seguro.

Otras recetas de pescados que ya podéis encontrar en el Blog son:

INGREDIENTES:
  • 1 lubina de 1.200-1.300 gramos aproximadamente.
  • 3 patatas.
  • 1 pimiento verde.
  • 1 tomate.
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 1 vaso de vino blanco.
  • Perejil fresco.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta negra recién molida.

PREPARACIÓN:
1.
La lubina pediremos a la pescadería que nos la preparen en 4 filetes, 
y que nos den también por supuesto, la cabeza y la espina central.
2.
Pondremos en un cazo no muy grande, la cabeza, la espina central,
dos ramas de perejil fresco, una pizca de sal y medio litro de agua y
haremos un caldo (20 minutos).
3.
En una bandeja de horno, donde habremos puesto en el fondo aceite de oliva,
colocamos las patatas peladas y cortadas en rodajas muy finas, la cebolla pelada
y cortada en juliana, el pimiento lavado y cortado en cuadraditos pequeños, el
tomate pelado o escaldado y cortado en rodajas no muy grandes y los dientes
de ajo pelados y fileteados. Regamos por encima con aceite de oliva virgen
extra, con el vaso de vino blanco, salpimentamos a nuestro gusto y metemos
en el  horno precalentado a 200º durante unos 20 minutos o hasta que las
patatas estén hechas, el tiempo dependerá del grosor de las patatas.
4.
Salpimentamos los filetes de lubina y cuando las verduras estén hechas las
ponemos en la fuente, encima de las verduras con la piel hacia abajo, 
rociamos con el caldo que hemos preparado (que se habrá quedado en menos
de medio litro), rociamos con aceite de oliva virgen y metemos en el horno,
esta vez a 220º y sólo durante 10 minutos, el tiempo suficiente para que la
lubina nos quede en su punto, ya que si la dejamos más tiempo nos quedará
seca y lo que tiene que quedar es jugosa.
5.
Servimos la lubina en el plato con las patatas y el resto de verduras al lado,
en la fuente nos habrá quedado la salsita de los jugos que han soltado las 
verduras y el pescado, añadimos un poco de perejil picado por encima, 
lo removemos todo bien y esa salsita la echaremos por encima de la lubina.
Espectacular!


Hasta la próxima! 
Firma

martes, 13 de febrero de 2018

BIZCOCHO DE PIÑA.

Buenas tardes!

os gustan los bizcochos?, a quién no!, os gusta la piña?, a mi me encanta!,
si os gustan los bizcochos y la piña, seguro que este bizcocho os va a encantar! 
Es jugoso, esponjoso y con un delicioso sabor a piña, riquísimo!

Está más bueno al día siguiente de hacerlo ya que está más jugoso todavía,
y se conserva muy bien, ahora en invierno, hasta una semana bien tapado, yo 
tengo un PORTATARTAS, y lo pongo en un plato, le pongo la tapa del
portatartas encima y se conserva varios días, aunque nunca dura mucho.

Si el bizcocho no lo van a comer niños, le podéis poner a la masa algún 
licor, un anís seco o si tenéis ron, a la piña le va muy bien el ron, con un
par o tres de cucharadas soperas será suficiente para darle un toque 
exquisito, pero esto es opcional, aunque como le pongáis una vez, se lo
váis a poner siempre ya que hace el bizcocho más estupendo todavía.

Os dejo enlaces a los otros bizcochos que ya podéis encontrar en el Blog:

Vamos con los ingredientes y la preparación de este bizcocho de piña!

INGREDIENTES:
  • 1 lata de piña en su jugo (no sirve en almíbar).
  • 100 gramos de almendras crudas y molidas.
  • 200 gramos de harina de repostería.
  • 1 sobrecito de levadura química (tipo Royal).
  • 250 gramos de azúcar.
  • 200 gramos de mantequilla blanda (no derretida).
  • 5 huevos.
  • La ralladura de la piel de medio limón.
  • Mermelada de piña.
  • 2 o 3 cucharadas de ron (opcional).
  • Caramelo líquido.
  • Un pellizco de sal.
 
PREPARACIÓN:
1.
Precalentamos el horno a 180º con calor arriba y abajo, si tenéis aire caliente,
con el aire caliente también, ayuda a repartir el calor por todo el bizcocho.
2.
Pondremos las rodajas de piña en un colador, para que escurran bien del jugo,
y el jugo lo recogeremos y reservaremos.
3.
En un bol pondremos las almendras molidas, la mantequilla blanda (o sea al
punto de pomada, no totalmente derretida), el azúcar, la piel rallada del medio
limón (sin la parte blanca que amaga) y 4 cucharadas del jugo de la piña que
habíamos reservado, lo batimos todo con unas varillas eléctricas durante 2 minutos.
4.
Vamos añadiendo los huevos uno a uno, hasta que uno no se haya integrado bien 
en la masa no añadir el siguiente, y hacer lo mismo hasta acabar con los 5 huevos.
5.
Añadimos al bol, el pellizco de sal (os recuerdo que no es para salar el bizcocho
ya que no se nota salado, sirve para potenciar el resto de los sabores), la levadura
y la harina tamizada y batimos hasta que lo veamos todo bien mezclado y
con una masa homogénea.
6. 
En el molde que vayamos a hacer nuestro bizcocho que puede ser redondo o 
cuadrado ponerle en el fondo caramelo líquido, unas dos cucharadas soperas
y luego lo repartimos bien con una brocha de repostería por todo el fondo.
Encima del caramelo líquido pondremos las rodajas de piña que quede 
estéticamente bonito, también si lo queréis podéis poner piña en los laterales 
del molde, a vuestra elección, yo en el molde que he usado, redondo, he puesto
la piña en el fondo y dos medias rodajas más en los laterales.
7.
Vertemos encima de la piña toda la masa y después le damos unos golpes para 
para que se reparta bien por todo el molde.
8.
Metemos en el horno durante unos 40 minutos en un molde de tamaño normal,
como siempre digo, el tiempo de horneado va en función de nuestro horno, pero
en el caso de los bizcochos también del molde que utilicemos, en un molde normal
suelen ser 40 minutos pero si utilizáis un molde un poco más pequeño de lo
normal, como ha sido en mi caso con este bizcocho, pues la masa queda muy 
arriba y por tanto el bizcocho muy alto, y en este caso el tiempo de horneado
se alarga para que esté bien cocido por dentro, yo he dejado el mío 55 minutos.
Para comprobar si el bizcocho está ya hecho o está crudo, ya sabéis el truco del
palillo, si al meter un palillo sale con masa es que le falta y si sale limpio es que
ya está hecho. IMPORTANTE: no abrir nunca el horno antes de la primera media
hora de horneado, ya que haríamos bajar el bizcocho, a partir de la media hora
ya lo podéis abrir, por ejemplo cada 5 minutos para comprobar con el palillo.
9.
Sacamos el bizcocho y sin desmoldarlo, lo dejamos enfriar en una rejilla.
Es el momento de añadir por encima bien repartido por todo el bizcocho otras
4 cucharadas soperas del jugo de la piña, le aportará jugosidad.
10. 
Una vez frio, desmoldamos dándole la vuelta en modo que la piña nos quede
arriba. Pondremos en un recipiento pequeño unas 6 cucharadas de mermelada
de piña, 2 cucharadas de agua y lo metemos al microondas unos 15 segundos,
removemos bien para mezclar el agua con la mermelada y así conseguir una
mermelada más líquida con la cual "pintaremos", con una brocha de repostería,
toda la parte de arriba de la piña del bizcocho. En las fotos veréis que bizcocho
tan apetecible, si lo haces, seguro que repites!




Hasta la próxima!
Firma

sábado, 10 de febrero de 2018

CROQUETAS DE SALMÓN.

Buenas tardes y feliz fin de semana!

hoy traigo al Blog... unas croquetas!, a quién no les gustan las croquetas?,
pero las caseras eh! las que te las comes y al primer bocado ya sabes de
que son, no como las congeladas o compradas hechas que no me cansaré
de decir que parecen todas iguales, croquetas de bechamel donde tienes 
que adivinar de que son y a veces, ni lo adivinas.

No es dificil hacer croquetas, es entretenido y requiere un tiempo, que 
tampoco es tanto, pero el resultado final bien merece la pena, comerte
unas deliciosas croquetas en donde te encuentras dentro los trocitos de
lo que son, como estas de hoy, que son de salmón, tienen un sabor intenso
a salmón y cuando las comes y miras dentro ves esos trocitos de salmón.

Yo lo que hago visto lo entretenidas que son de hacer, es que ya que me 
pongo, hago bastantes y las congelo, siempre tengo en el congelador
croquetas de pollo, de salmón, de merluza, de bacalao, de atún, de gambas,
de jamón, hago croquetas de lo que sea dependiendo de lo que tenga en
la nevera o haya comprado e incluso de restos de otras comidas, como 
las de pollo que las hago del pollo del caldo, bien dicho es que las croquetas
es una receta de aprovechamiento, porque como siempre digo, no se tira nada!

Te dejo el enlace para ver la otra receta de croquetas que ya hay en el Blog
y que son las mejores croquetas de pollo del mundo, las de mi suegra Cati:


Vamos con los ingredientes y la preparación!

INGREDIENTES:
  • 150 gramos aproximadamente de salmón fresco, sin ahumar.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 1 diente de ajo.
  • Perejil fresco.
  • 50 gramos de mantequilla.
  • 50 gramos de harina de trigo.
  • 200 ml. de leche.
  • 1/2 cucharadita pequeña de nuez moscada.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta negra recién molida.
  • Harina para el rebozado.
  • 1 huevo.
  • Pan rallado para el rebozado.

PREPARACIÓN:
1.
Lo primero de todo será picar el lomo de salmón en la picadora, para tenerlo 
ya preparado para añadir después a la cebolla y el ajo. Yo he utilizado el
lomo del salmón, el otro día en la pescadería compré un salmón entero 
que he utilizado en 3 platos, la cabeza y las espinas junto con otros
pescados la utilicé para hacer una sabrosa sopa de pescado. Pedí que
me hicieran el salmón en lomos, quitándole las espinas y la piel, tres
 lomos los he utilizado para hacerlos al horno en otra receta que traeré
proximamente al blog, y guardé un lomo que es el que he utilizado en
estas croquetas. Una vez picado lo salpimentamos y reservamos.
2.
Pelamos y cortamos la cebolla y el diente de ajo y los picamos en la 
picadora ya que es mejor no encontrarse ningún trocito de cebolla o ajo
en las croquetas, sólo queremos encontrar los trocitos del salmón. 
En una sartén ponemos aceite de oliva virgen extra y pondremos el ajo
y la cebolla picados y lo dejamos a fuego bajo hasta que veamos la
cebolla transparente.
3.
Añadiremos el salmón picado y a la vez que se va haciendo lo vamos
mezclando con la cebolla y aplastándolo con un tenedor para que al freirse
no se nos quede pegado en trozos gordos, tiene que quedar a trocitos
pequeños, importante no hacerlo mucho para que no quede reseco.
4.
Picamos unas hojas de perejil bien pequeñas y las añadimos a la sartén
mezclándolo bien con el resto de ingredientes y lo retiramos todo de la
sartén reservándolo.
5.
En la misma sartén pondremos a derretir la mantequilla, y cuando ya lo esté
iremos añadiendo la harina poco a poco para que no nos queden grumos, 
hasta que no se haya integrado bien la que hemos puesto no añadiremos más,
y así hasta acabar con toda la harina.
6.
Haremos lo mismo con la leche y también para lo mismo, para que no nos
queden grumos, la iremos añadiendo poco a poco y con unas varillas la vamos
mezclando con la harina, hasta que no esté integrada la que hemos puesto
no añadiremos más, y así hasta acabar con toda la leche.
Haciéndolo así poco a poco y con paciencia no quedan grumos, de todos modos
si os quedaran no os preocupéis, le pasáis la batidora y grumos fuera.
7.
Salpimentamos a nuestro gusto, añadimos la nuez moscada y removiendo
constantemente estaremos unos minutos hasta que nos espese y tengamos
una bechamel perfecta.
8.
Añadiremos el salmón con la cebolla que teníamos reservado y lo mezclaremos
bien con la bechamel hasta que nos quede bien repartido. Retiramos del fuego,
vertemos la mezcla en una bandeja, y dejamos enfriar, una vez fria, que repose en
 la nevera como mínimo unas horas para que espese más, pero yo siempre lo dejo
de un día para otro.
9.
Al día siguiente vamos cortando con un cuchillo trocitos rectangulares de la
masa, las cogemos con un tenedor, le damos forma con las manos y las pasamos
primero por harina, después por huevo batido y por último por pan rallado.
Las que vayáis a consumir las freís en aceite bien caliente hasta que estén doradas
y el resto las congelamos. Están exquisitas!, en las fotos podéis ver por dentro
los trocitos de salmón. Quedan crujientes por fuera y blanditas por dentro.


 
Hasta la próxima!
Firma

miércoles, 7 de febrero de 2018

ARROZ FRITO CON SHIITAKE Y JENGIBRE.

Buenas tardes,

hoy traigo al Blog una receta espectacular! es sencilla y rápida de hacer,
pero con un resultado final de sabores extraordinario. Se trata de una
guarnición, un arroz de acompañamiento de una pieza de carne, de 
pescado e incluso para compañar unas croquetas.

La seta SHIITAKE es una seta originaria de Asia del este, antes más difícil
de encontrar pero ahora se puede encontrar facilmente en cualquier
supermercado, y aquí no os voy a decir que si no encontráis shiitake podéis 
usar champiñones, aquí os digo que si no encontráis shiitake os esperéis a 
poder comprarla para hacer este plato ya que las dos estrellas de él y su secreto 
son la seta shiitake y el jengibre fresco, aunque a diferencia de la seta, con el
jengibre si que os digo que si no lo encontráis fresco lo podéis usar en polvo,
no es lo mismo pero se pude permitir la sustitución para el resultado final.

Un recordatorio de otras recetas asiáticas que podéis encontrar en el blog,
y después vamos ya con la receta:


INGREDIENTES:
  • 200 gramos de ARROZ HERVIDO.
  • 1 bandeja de setas SHIITAKE 
  • Jengibre fresco (si no encontráis, molido).
  • 1 cebolleta.
  • 1 cebolla.
  • 2 dientes de ajo.
  • 3 cucharadas soperas de salsa de soja.
  • Aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta negra recién molida.

PREPARACIÓN:
1.
Pelamos la cebolleta, la cebolla y los dientes de ajo y los cortamos 
pequeñitos, aunque a mi no me importa encontrarme los trozos de cebolla,
los ponemos en un Wok (si no lo tenéis, pues en una sartén amplia),
con aceite de oliva virgen extra y los dejamos hacer hasta que veamos
la cebolla blandita.
2.
Lavamos las setas y las cortamos en 4 trozos (son setas pequeñas, pero
llenas de sabor), y las añadimos al Wok dejándolas unos 5 minutos a 
fuego suave para que se vayan haciendo, removemos de vez en cuando.
3.
Cuando las setas ya estén hechas, salpimentamos a nuestro gusto, añadimos
una cucharadita de jengibre fresco recién rallado, o si lo tenéis molido, en 
ese caso dos cucharaditas (de las de café). Mezclamos bien todos los ingredientes.
4.
Añadiremos el arroz previamente hervido, AQUI os dejo el enlace de la 
publicación donde encontraréis como hervir arroz perfecto para hacer 
arroz frito. Añadiremos también dos o tres cucharadas soperas de salsa
de soja, a nuestro gusto. Removemos bien para que el arroz y la salsa de
soja se integren perfectamente con el resto de ingredientes y listo!
Ahora sólo os queda acompañarlo de carne, pescado o unas croquetas.
Lo dicho anteriormente.... espectacular!!!


Hasta la próxima!
Firma

sábado, 3 de febrero de 2018

GUACAMOLE MEXICANO.

Buenas tardes,

estrenamos mes de febrero con el que es quizás el Dip (salsa para mojar),
más conocido por todo el mundo, el famoso guacamole mexicano.
Muy fácil de hacer, muy sano, rápido y encima delicioso para mojar con
los no menos famosos nachos mexicanos.

Hay discrepancia en lo que respecta al guacamole sobre los partidarios
de ponerle tomate y los que prefieren no ponerle, el verdadero guacamole
mexicano lo lleva, y a mi personalmente también me gusta con tomate
así que se lo pongo siempre, el tomate no es el ingrediente principal sino
que como ya imagino que sabéis, lo es el aguacate, así que el tomate no 
debe de hacer sombra al aguacate, pero a mi me encanta ese saborcito 
que le da también a tomate y por eso se lo pongo siempre.

Otra opción es hacerlo picante o sin picante así que en los ingredientes,
el chile jalapeño se lo pondré como ingrediente opcional, el auténtico
mexicano es por supuestísimo picante y yo así lo hago, pero si lo preferís
lo podéis hacer sin picante que está igualmente delicioso.

Lo que si es condición indispensable es usar unos buenos aguacates
en su punto justo de maduración (ni verdes ni pasados) y el cilantro que
tiene que ser siempre fresco, si seguimos estas dos condiciones al pie de
la letra el éxito de vuestro guacamole está asegurado.

Y hoy no hay recordatorio de recetas relacionadas con esta receta de hoy,
ya que este es el primer Dip que publico en el blog así como también la 
primera receta con aguacates, por lo tanto vamos ya con los ingredientes
y la preparación de este exquisito guacamole.

INGREDIENTES:
  • 2 aguacates en su punto justo de maduración.
  • 1 tomate pequeño que sea sabroso y carnoso.
  • Media cebolla.
  • 1 chile jalapeño (opcional, sólo si lo queréis picante).
  • 30 hojas (aproximadamente) de cilantro fresco.
  • El zumo de media lima.
  • Sal.

PREPARACIÓN:
1.
Iremos poniendo todos los ingredientes, según los vayamos preparando,
en un bol. Primero los aguacates, los cortamos por la mitad, le retiramos
el hueso, sacamos la carne con ayuda de una cuchara y la ponemos en
el bol, con un tenedor los aplastaremos.
2.
La cebolla la pelamos y la cortamos lo más pequeñita que podamos,
aunque a mi no me importa encontrarme los trocitos. La añadimos
al bol.
3.
Escaldamos el tomate introduciéndolo en agua hirviendo unos 30 segundos,
lo sacamos, lo refrescamos bajo el grifo con agua fria, lo pelamos, le 
quitaremos las semillas y finalmente lo cortamos en daditos lo más pequeños
que podáis y los añadís al bol.
4.
En caso de preferir vuestro guacamole picante como es mi caso,cortaremos
también el chile jalapeño lo más pequeño posible añadiéndolo también al bol.
5.
Lavamos el cilantro y escogemos unas 30 hojas aproximadamente, las 
cortamos también lo más pequeñas que podamos e añadimos al resto
de ingredientes.
6.
Exprimimos la media lima y añadimos el jugo al bol, también salamos a
nuestro gusto, y ya que tenemos todos los ingredientes en el bol los mezclamos
muy bien con una cuchara hasta ver la mezcla homogénea. Delicioso!



Hasta la próxima!
Firma

miércoles, 31 de enero de 2018

LENTEJAS CON ARROZ.

Buenas tardes,

para este último día del mes traigo al blog una receta de mi madre,
un plato de los que apetecen ahora en invierno, de cuchara y calentito,
además es muy fácil y rápido de hacer, para esos días que no tenemos
mucho tiempo para preparar la comida. Y encima... riquísimo!

Antes como siempre, un recordatorio de las recetas de lentejas y de
arroz que ya podéis encontrar en el Blog, por si buscáis más recetas
con estos ingredientes:


Y ahora si, vamos ya con los ingredientes y preparación!

INGREDIENTES:
  • 250 gramos de lentejas ya hervidas.
  • 150 gramos de arroz, yo he utilizado tipo "bomba".
  • 1 cebolla.
  • 2 tomates.
  • 1 cucharadita de Pimentón dulce de la Vera.
  • 1 hoja de laurel.
  • 3 dientes de ajo.
  • Perejil fresco.
  • 1 litro de caldo de verduras o de pollo.
  • Sal.
  • Pimienta negra recién molida.
  • Aceite de oliva virgen extra.

PREPARACIÓN:
1.
En una cazuela con aceite de oliva virgen extra ponemos la cebolla
(previamente pelada y cortada pequeñita), a rehogar hasta que la
veamos transparente.
2.
Llegado ese momento añadiremos los tomates previamente rallados
y los dejamos que se vayan haciendo hasta que pierdan toda su agua.
3.
Cuando tengamos el sofrito hecho añadiremos a la cazuela las lentejas,
previamente cocidas, o las cocéis vosotras o las compráis ya cocidas,
a vuestro gusto, también añadiremos la hoja de laurel y la cucharadita
de pimentón, removemos todo bien y lo dejamos un par de minutos.
4.
Añadimos el arroz y lo rehogamos bien con el resto de los ingredientes
durante otros dos minutos más.
5.
Es el momento de añadir el litro de caldo menos un vasito que vamos 
a poner en el vaso de la batidora, junto con los dientes de ajo y perejil
fresco, todo esto lo batiremos bien y lo añadiremos a la cazuela,
removiendo bien para que se mezcle con el resto de los ingredientes.
6.
Cocemos todo junto hasta que veamos el arroz en su punto, en el caso 
del arroz bomba que he utilizado lo dejo 15 minutos y 5 de reposo,
con este arroz y estos tiempos no se pasa y si sobra nos lo podremos
comer por la noche o al día siguiente sin que este pasado.
Un plato delicioso!



Hasta la próxima!
Firma

domingo, 28 de enero de 2018

FALAFEL CON SALSA DE YOGUR.

Buenos días y feliz domingo!

después del descanso navideño del Reto y de mi ausencia 
por motivos familares vuelvo con el reto ASALTABLOGS
que está ya en su 5ª temporada.

El reto consiste en que cada mes y mediante sorteo uno de los 
blogs de todas las participantes será el "asaltado" del mes, y el
resto de las participantes tenemos que ir a su blog a "robarle" una
de sus recetas, y por consiguiente hacerla y publicarla en el nuestro,
o lo que es lo mismo nos convertimos en "ladronas" de recetas, de
ahí el nombre del reto.

Y este mes le ha tocado ser asaltada a Montse Gálvez, cuyo blog es
NO SIN MI TÁPER, y después de visitar y asaltar su Blog y ver
todas sus recetas, la verdad es que tengo que reconocer que no le
he robado una sino varias, os aconsejo que visitéis su Blog!.
pero a pesar de robarle varias me tenía que decidir por una para
publicar hoy en el reto (el resto también las pienso hacer!).

Finalmente me he decantado por hacer su receta de
FALAFEL CON SALSA DE YOGUR, y porque esta?, pues porque
me encantan los falafel y nunca los había hecho en casa, era una
de esas recetas que quería hacer y traer al Blog así que ésta ha sido
la ocasión de hacerlo.

No sé si habéis probado los falafel alguna vez pero si os gustan los 
garbanzos os recomiendo que los hagáis, son una especie de mini 
hamburguesas planas de garbanzos con otros ingredientes que son
deliciosos, y si ya los acompañamos de su salsa y los comemos
mojando en ella ya están espectaculares!! 

He añadido algo a la receta original de Montse, la salsa TAHINI
o pasta de sésamo que les da un toque especial y más sabroso 
aún, tanto al falafel como a la salsa.

Vamos con los ingredientes y preparación de la receta!

INGREDIENTES:

Para los falafel
  • 200 gramos de garbanzos.
  • 2 cucharadas de TAHINI.
  • 1 cebolla pequeña.
  • 2 dientes de ajo.
  • Perejil fresco.
  • Cilantro fresco (importantísimo, no usarlo en polvo).
  • 1/2 cucharadita de comino molido.
  • 1/2 cucharadita de pimentón dulce.
  • 1/4 de cucharadita de canela molida.
  • 1 cucharadita de levadura química (tipo Royal).
  • 1/2 cucharadita de sal.
  • Harina de garbanzo para rebozarlos.

Para la salsa de yogur:
  • 1 yogur natural (yo lo he usado griego por ser más espeso).
  • 1 cucharada de TAHINI.
  • 1 diente de ajo.
  • El zumo de medio limón.
  • Cilantro fresco (importantísimo, no usarlo en polvo).
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra.
  • Sal.
  • Pimienta negra recién molida. 

PREPARACIÓN:
1.
La receta original de los falafel no se hace con garbanzos cocidos
sino con garbanzos secos puestos a remojar durante 24 horas para
ablandarlos, así que eso haremos, pondremos los garbanzos en un bol 
con agua durante 24 horas cambiando el agua cada 8 horas. 
2.
En el vaso de la batidora u otro recipiente en donde nos quepa todo
pondremos, los garbanzos escurridos, las 2 cucharadas de Tahini, la
cebolla y los ajos pelados y cortados pequeños, unas hojas de perejil
fresco, unas hojas de cilantro fresco (si no lo tenéis fresco mejor que
no hagáis la receta, es muy importante no ponerle cilantro en polvo),
las cucharaditas de comino, pimentón y canela, la levadura química
y la sal y lo picamos hasta que nos quede todo homogéneo y todo
muy bien picado hasta obtener una pasta (tardaremos algunos minutos).
3.
Tapamos con film transparente y metemos en la nevera unos 30 minutos.
Mientras, iremos haciendo la salsa de yogur.
4.
Picamos el cilantro fresco lo más pequeñito que podamos y en un bol
pondremos todos los ingredientes de la salsa, mezclandolo todo muy 
bien con una cuchara hasta que nos quede homogéneo, no usar batidora 
pues corremos el riesgo de que nos quede una salsa líquida.
Metemos en la nevera hasta el momento de servir.
5.
Sacamos la masa de falafel de la nevera y en un plato hondo pondremos
harina de garbanzo para rebozarlos, si no tenéis o no encontráis harina
de garbanzos lo podéis hacer con harina de trigo, no es lo mismo pero 
sirve. Cojemos bolitas del tamaño de una albóndiga, le damos forma
redonda para después aplastarla para que nos quede como mini 
hamburguesas, las pasamos por la harina y las freimos en aceite de
oliva hasta que las veamos doraditas. 
6.
Servir recién hechos acompañados de la salsa de yogur para mojar
en ella, espectacular!!


Hasta la próxima!

Firma